OMIC Talavera

Reclamaciones

¿Qué es una reclamación?
Una reclamación en materia de consumo es una comunicación que el consumidor dirige a la administración competente cuando se presenta un conflicto o desacuerdo entre él y la empresa o el profesional que le ha vendido el producto o prestado el servicio, poniendo de manifiesto los hechos y solicitando una solución y/o compensación. 


¿Quién puede presentar un reclamación?
Cualquier persona puede plantear una reclamación de consumo cuando actúe como consumidor final.

No son, por tanto, reclamaciones de consumo las discrepancias que pueda haber entre varias empresas o entre varios particulares, por lo que no estarán amparadas ni por las normas de protección del consumidor ni por los organismos encargados de ello.
Procedimiento para reclamar
Como primera medida, es conveniente hablar con el vendedor o prestador del servicio e intentar solucionar amistosamente el problema, o acudir a los servicios de atención al cliente que tienen las empresas. 

Cuando surja un problema, se recomienda al consumidor que todas las comunicaciones que tenga con el vendedor o prestador del servicio las haga usando mecanismos que dejen constancia de su envío, como el fax, correo certificado o burofax (documentos que prueban de que el empresario ha recibido una queja concreta
y que se envían desde cualquier oficina de Correos). 

Además de hacer constar su petición, en esos escritos el consumidor debe dar al empresario un plazo para
que le conteste y solicitar de forma clara y concreta su pretensión con la reclamación. Si el establecimiento no responde a su petición o no resuelve el problema podrá presentar una reclamación ante los Servicios de consumo, para ello puede: Utilizar las hojas de reclamaciones que se encuentran en los establecimientos.