OMIC Talavera

Tramitación

La solicitud debe ir dirigida a la correspondiente Junta arbitral. Se formulará por escrito, (se puede utilizar el modelo de Solicitud de arbitraje) adjuntando la documentación que se estime necesaria (facturas, contratos, etc.).

El escrito debe ser claro y conciso, contener la petición que se hace y aportar los siguientes datos:
  • Nombre, apellidos y domicilio del solicitante. En caso de que el domicilio para recibir notificaciones sea distinto del habitual, se debe especificar.
  • Nacionalidad y DNI. En el caso de ciudadanos extranjeros, el número de identidad de extranjero (NIE) o,
    en su defecto, el del pasaporte o documento de viaje.
  • Nombre y apellidos de la persona o razón social y domicilio de la empresa contra la que se reclama.
  • Lugar, fecha y firma. 

Para que un conflicto de consumo pueda resolverse mediante el arbitraje, la empresa reclamada debe estar adherida al sistema arbitral. No obstante, también cabe la posibilidad de que, sin estar en el listado de empresas adheridas, la compañía reclamada acepte someterse a arbitraje para un caso concreto. 

La adhesión de una empresa al sistema arbitral se realiza a través de la oferta pública de adhesión, que puede ser total o con limitaciones. El Procedimiento arbitral se desarrolla en varias etapas: 
  • Presentación por escrito de la solicitud. Cumplimente el impreso que le será facilitado en la oficina de atención al consumidor (OMIC) de su ayuntamiento. El escrito debe ser claro y conciso, concretando su solicitud, y debe ir acompañado de la documentación que estime necesaria (facturas, contratos… )
  • Admisión de la solicitud de arbitraje. Admitida su solicitud de arbitraje, se trasladará a la empresa reclamada para su aceptación, salvo que esté adherida al sistema arbitral, en cuyo caso pasa directamente a trámite. Si no se acepta el arbitraje, se archivará el expediente en esta vía y el consumidor podrá dirigirse a los tribunales de justicia.
  • Designación del colegio arbitral. En caso de aceptación o adhesión, se designará un colegio arbitral para conocer el asunto, señalándose fecha y lugar de la audiencia. El colegio arbitral tiene una composición tripartita:
             -   Un representante de la administración
             -  Un representante de los intereses de los consumidores
             -  Un representante del sector empresarial

  • La audiencia. A la audiencia podrán concurrir las partes, solas o acompañadas de su representante legal. También podrán no comparecer personalmente y autorizar por escrito a una persona para que las represente, o remitir sus alegaciones por escrito a la junta arbitral. Además, podrán utilizarse en las vistas medios electrónicos, bien escritos, bien a través de videoconferencia.
    Durante la audiencia, las partes expondrán sus posturas, aportarán las pruebas de que dispongan o propondrán la práctica de un peritaje. El colegio arbitral determinará si procede la realización de una prueba pericial, a la que serán convocadas las partes. No es obligatorio, pero es conveniente la asistencia. 
  • Laudo dictado por el colegio arbitral. El laudo que dicte el colegio arbitral obliga a las dos partes a su cumplimiento y es ejecutivo desde su notificación. En caso de incumplimiento del laudo arbitral, se podrá solicitar su ejecución ante el juez de primera instancia. El laudo cierra la posibilidad de acudir a los tribunales ordinarios por la misma causa.
    Contra el laudo arbitral sólo cabe recurrir por causas formales, no entrando a debatir sobre el objeto de la reclamación, ya que el laudo tiene los mismos efectos que una sentencia judicial firme.
    Dentro de los diez días siguientes a la notificación del laudo, cualquiera de las partes podrá (con notificación a la otra) solicitar a los árbitros: La corrección de cualquier error de cálculo, copia, tipográfico o de naturaleza similar; la aclaración de un punto o de una parte concreta del laudo; un complemento del laudo en relación a de peticiones formuladas y no resueltas en él.